¡IMPORTANTE! No olviden seguirnos en las redes sociales para estar más al tanto de las actualizaciones del blog ^^ Irissë Eärwen Fan page Oiolossëo Ckdy

29 jun. 2015

Vamos por todo ésta semana!

Hola a todos y todas las personas que tienen tiempo de pasarse por aquí, leer y los que se animan a comentar, muchas gracias :)

Este post será cortito porque no es mucho el tiempo con el que cuento,  ya que invertí gran parte de la mañana en estar leyendo y comentando entradas de los blog que sigo, conocer nuevas iniciativas, libros que están por publicarse y otros antiguos que desconocía.

Será un resumen:

- Primero que todo... promocioné "Introducción al Derecho" y "Problemas del conocimiento y formas de razonamiento jurídico" (alías filosofía), así que estoy feliz! Este jueves doy el examen integrador de Derecho Romano donde también voy por la promoción, espero que me vaya bien, ya estoy estudiando para darlo y poder decir desde el jueves que tengo vacaciones hasta la primera semana de agosto! Merecidas vacaciones eh, que he tenido mucho que estudiar para poder llegar a eso.

- Si bien tengo en miras el desafío de lectura Latinoamericana, no he podido dar con libros de autores latinos y me he dejado atrapar una vez más por Agatha Christie, estoy leyendo "Un crimen dormido" que terminaré de leer el viernes seguramente, cuando ya no tenga el pendiente del examen de romano =) Está muy bueno! Ya lo reseñaré.

- Por otro lado vi una iniciativa en un blog, pedí permiso para copiarla, espero a ver que me dicen y si aceptan, ya la verán por acá.

Bueno eso, no tengo mucho tiempo para explayarme, saludos y que tengan una excelente semana!

25 jun. 2015

Reseña Todas las hadas del Reino - Laura Gallego

Sinopsis: Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado cosas más difíciles, pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable...

Opinión personal: Pues me he quedado con una sensación de tristeza al terminar el libro, no me malentiendan, el libro es excelente, lo quiero tener en papel ya!, pero los hechos que van ocurriendo a lo largo de la historia son tan ciertos, todos relacionados a la naturaleza del ser humano, que me quedó esa sensación de que en realidad nos cuesta ver las maravillas a las que tenemos acceso por una capa de egoísmo permanente en nuestro ser, una parte inherente de lo que es el ser humano, no hay más que mirar la historia del mundo para ver... hay una parte del libro en que se hace alusión a eso, que muchas guerras importantes, donde hay muerto miles o millones de personas, fueron llevadas a cabo por la vanidad de los gobernantes. A rato, mientras iba avanzando la historia, pensé en Lucy de Elfen Lied, y me preguntaba si yo habría reaccionado distinto que Camelia a todas las presiones a las que fue enfrentada al ser una hada madrina.

No quiero dar spoiler, pero inevitablemente cuando vas narrando la opinión que tienes de un libro y quieres hacer que llegue a los demás las sensaciones, emociones y pensamientos que te dejó, algunos datos se escapan y si hay un lector pendiente de los detalles, lo verá, a ese lector pido disculpas porque seguramente, en mi afán de querer expresar lo que lo que sentí a lo largo de la historia, mientras iba leyendo y cuando la terminé, se me irán algunos spoiler.

La historia podríamos dividirla en dos partes: una que nos presenta a la hada madrina Camelia y como con su eficiencia, manera de ser, ingenio y la poca magia que le está quedando después de 300 años de servicio a sus ahijados, ha logrado conseguir para sus ahijados finales felices, aún cuando tenía todo en contra, está tan sujeta a las reglas y a ayudarlos que no disfruta los frutos de su trabajo, cuando ve que uno de sus ahijados está en camino a su final feliz de cuento, se despide de él y va por otro ahijado, no tiene descanso ni de día ni de noche. Y es aquí cuando aparece Orquídea, otra hada madrina, a pedirle que por favor se haga cargo de Simón, uno de sus ahijados que es plebeyo, aludiendo que a Camelia se le dan bien esos casos, el tema es que Orquídea no quiere trabajar y se da cuenta que el pedido de Simón para ser feliz, es imposible. Es un pobre mozo de cuadra enamorado de la princesa heredera al trono del reino más estable, fructífero y seguro del mundo conocido, por así decirlo, obvio que hablamos de la época medieval.

Camelia conoce a Simón y se da cuenta de lo extremadamente normal que es, no tiene ningún atributo que lo haga especial ni nada que pueda llamar la atención de la princesa en cuestión, pero entre tantos ires y venires, ir a ver a sus otros ahijados y demás, va dilucidando planes para ayudarlo a conseguir su cometido, que es el amor de Asteria, la princesa. Se involucra tanto Camelia con sus ahijados que sufre con ellos, sonríe con ellos, vive con ellos, pero ellos con ella no, jamás en 300 años uno de ellos se había interesado en saber el nombre de su hada madrina, sólo vemos que una chica al principio del libro se lo pregunta y eso la descoloca un poco, responde, pero nos damos cuenta que ninguno de sus ahijados se interesó en saber quien era la persona que los ayudaba a conseguir felicidad en sus vidas.

Y la segunda parte vemos a una Camelia completamente cambiada por el dolor, vemos que ha pasado con las hadas madrinas que se dejaron vencer porque aquél egoísmo humano, por aquella ingratitud de sus ahijados y es inevitable no apoyarla, entonces la historia toma un giro doloroso y fuerte,

El final es impresionante, no me lo esperaba, de todas las opciones que manejaba, no esperaba que Laura terminara así con la historia, me gustó, me gustó aunque me impresionó.

Yo sé que no tengo que dar spoiler, yo sé que muchas personas encuentran que ésta historia es su favorita, que es su autora favorita, lo que yo puedo decir es que una historia maravillosa, hermosa en muchas formas y que no puedo esperar a comprar el libro original, y si me pregunta, lo recomiendo sin reservas, me hubiera gustado que Laura hiciera una parte dos, pero bueno, aunque me encantaría, creo que no da para una continuación... y si ya está, perdonen mi ignorancia.

Saludos y felices lecturas!

21 jun. 2015

Premios Liebster Award!!!

Estoy muy emocionada! Me han nominado por primera vez a un premio y ha sido Emily del blog "Daily Dreams", y aquí se los muestro, wiiiii! ^^


Ahora a responder las preguntas que me hicieron en la nominación:

- ¿Por qué escogiste ese nombre para tu blog?
Oiolossëo es uno de los nombres del Taniquetil, el monte SiempreBlanco de Valinor donde están los Valar de Arda. Estos personajes aparecen en el libro El Silmarillion de J.R.R. Tolkien, mi autor favorito y mi libro favorito. Elegí ese nombre porque es uno de mis lugares favoritos de ese mundo y porque no quería encasillar mi blog con un nombre que no me permitiera hacer lo que quisiera, por eso lo elegí.

- ¿ Salir con tus amigos o leer?
Lo siento, pero prefiero salir con mis amigos, son excelentes personas que me acompañan en todas  y para todas, el libro que estoy leyendo en el momento lo leo en todo lugar, en el colectivo, en cualquier fila que tengo que hacer, en todo lugar, pero juntarte con tus amigos, se tiene que programar, más ahora que tengo que avisar con tiempo que voy a Chile para verlos jeje.

- ¿Tus familiares y/o amigos saben que tienes blog?
Si, mi familia sabe que tengo blog, pero son malazos para el internet, no son de leer así que no se pasan por acá y tampoco les llama la atención, hay de todo jaja, y mis amigos, se los he dicho a los que les gusta, es todo.

- ¿Crees que sigas con el blog por mucho tiempo o crees que lo dejarás después de cierto tiempo?
He escrito en blog desde el 2003, pero con distintos nombres, en distintos dominios, de distintos temas, por lo que, aunque me desaparezca algunas semanas, siempre regreso, escribir es lo que me apasiona.

- ¿Leíste un libro porque primero viste la película?
Si, me paso con Percy Jackson y el ladrón del rayo, vi primero la película y quise saber que era lo que sucedería después, luego me leí esa saga y estoy por terminar la segunda.

- ¿ Cuál adaptación de cine te ha gustado más de un libro?
Ninguna.

- ¿Has perdido algún libro?
No, sólo mi madre los ha prestado y jamás se los devolvieron... creo que eso califica =/

- ¿Eres de las que prestan libros o no?
Si, a las personas que conozco muy bien y que sé que los van a cuidar.

- ¿Tienes algún orden en el que pones tus libros?
Si, por autor :)

- ¿Ves alguna serie que te guste mucho?
En estos momentos estamos viendo Alf! jaja

Y bueno, he respondido a las preguntas que me dio Emily, ahora tengo que nominar a algunos blog y darles sus preguntas, para que ellos hagan lo mismo y esta cadena siga corriendo! jaja

Mis nominados son:

Las preguntas:
- ¿Canción que quieras escuchar en tus días de tristeza?
- ¿Consideras que los días de lluvia son mejores para leer?
- ¿ Cuál libro fue el primero que te atrapó?
- ¿Otra pasión fuera de los libros?
- ¿ Qué viaje de vacaciones recuerdas con más cariño?
- Y me repito con esta... ¿Ves alguna serie que te guste mucho?

Saludos!

19 jun. 2015

Reseña Una escalera al cielo - Mauro Insaurralde.

Título: Una escalera al cielo.
Autor: Mauro Insaurralde.
Nacionalidad: Argentina.
Editorial: Editorial Dunken.
Páginas: 101 p.

Sinopsis

Calisto, del país de la niebla, cansado de ser rechazado por las ondinas, decide renunciar al amor, acción por la cual logra apoderarse del mágico oro del río Ur. Con dicho material se hace forjar dos elementos: un anillo para dominar las voluntades y un yelmo capaz de alterar la forma de su poseedor. Autoproclamándose rey de los nibelungos, domina a su pueblo y los obliga a trabajar acumulando un inmenso tesoro.

Por otro lado, Lunaplateada, señor de los Elohim, ha encargado la forja de una espada a los Herreros Magos, conocidos en todos los reinos por sus exquisitos trabajos.

Estas dos historias se verán entrelazadas cuando el precio de la espada se equipare el valor del tesoro del nibelungo, desatando así una batalla de proporciones épicas en la cual la avaricia y la traición despertarán a los más oscuros poderes infernales para poner fin a una era.

Una escalera al Cielo nos presenta una modernización de la ópera "El oro del Rin" en la cual el pasado y el presente danzan al compás de una de las canciones más emblemáticas del Rock 'n' Roll.

Opinión personal

Este es un libro corto que lo leí en un día, es una adaptación de la ópera "El oro del Rin" de Richard Wagner.

¿Qué puedo decir? No me gustó para nada. 

Hablamos de Calisto, un enano de la raza de los Nibelungos, que por despecho roba el oro de Ur y hace el tan conocido Anillo del Nibelungo que usa para controlar a la gente de su pueblo para saquear los demás reinos y conseguir una cantidad de oro sin precedentes. Por otra parte el líder, el señor de los Elohim, Lunaplateada manda a hacer una espada poderosa a los Herreros Magos, una clase de herreros en extremo talentosos, pero a cambio de un precio demasiado alto, es ahí entonces que deciden cruzar sus caminos con Calisto para poder salir de este embrollo en que los ha metido Lunaplateada, en un increíble y enorme error para alguien que ha sido eterno, hasta ese momento, claro está.

Hay una canción que los personajes utilizan para armonizar ciertos momentos, y me parece totalmente de más. El final me parece sumamente extraño, con ninguna enseñanza, por mucho que lo quieran adornar demasiado.

No quiero dar demasiados spoiler, porque igual pueden leer este libro para darle apoyo a este incipiente escritor, que aunque su libro no me ha gustado, puede tener mejor suerte en las novelas posteriores.


Progreso del desafío Latinoamericano.


Gracias por leer! :)

18 jun. 2015

Reseña Paula - Isabel Allende

Se ve la colita de mi gata abajo jaja


Título: Paula.
Autora: Isabel Allende.
Nacionalidad: chilena.
Editorial: DEBOLS!LLO
Año de publicación: 1994
Páginas: 366.

En diciembre de 1991 mi hija Paula cayó enferma de gravedad y poco después entró en coma. Estás páginas fueron escritas durante horas interminables en los pasillos de un hospital en Madrid y en un cuarto de hotel donde viví varios meses. También junto a su cama, en nuestra casa en California, en el verano y otoño del 1992.


Escucha, Paula, voy a contarte una historia, para que cuando despiertes no estés tan perdida…



Opinión personal:



Debo decir que me gusta mucho como escribe Isabel Allende, el primer libro que leí de ella fue Hija de la fortuna, y cuando ya había leído dos más de ella, me animé a leer La Casa de los Espíritus y me terminé de enamorar de sus letras. Me gusta la forma que tiene de decir las cosas, a veces cosas crudas que le pasan a sus personajes, pero que inevitablemente, por más que no quisiéramos, han sido parte de la vida de algunas personas dejando grandes huellas con las que tienen que vivir.

Isabel siempre habla del Golpe Militar, y bueno, ¿qué se puede hacer?, le cambió completamente la vida, especialmente por tener el apellido Allende. Me gustan los relatos históricos que hace ella, las historias un tanto de amor y que no, dentro de las mismas, me gusta que el amor no sea el centro de la historia, pero que tampoco sea obviado, Isabel es humana para escribir y nos muestra esa humanidad en todas sus obras y en Paula, el libro dedicado a su hija, lo vemos en toda su magnitud.

Por mucho tiempo no quise leer este libro porque le tenía miedo, si, tenía miedo de llorar amargamente durante varias de sus páginas, porque lo que Isabel relata en ésta historia es dolor, dolor y desesperación, cuando ves a alguien que amas profundamente sufrir como lo hace su hija, algo que no estamos preparados para afrontar nunca, que ocurra un evento a la inversa, sabemos que debemos cuidar a nuestros padres para un día dejarlos ir, pero ¿y los hijos?.

Isabel, no puedo decir “la autora” cuando hablo de un libro tan personal, tan íntimo, comienza a escribir para Paula, para ayudarle a recordar toda una vida de acontecimientos que quizás ella no recuerde debido al coma, y la esperanza no se pierde, las madres jamás la pierden “para que cuando despiertes…” Isabel asume que ella va a despertar, que va a volver.

Durante el tiempo que su hija está internada en el hospital, ella comienza a escribir la historia familiar, comenta sobre sus abuelos, sus padres y como ella misma va creciendo, y cambiando en el mundo que la rodea, su nacimiento en Lima y en otros países siendo la hija de un diplomático.

“El dolor es un camino solitario”

Algunas veces el relato de Isabel contando sus aventuras y desventuras me aburre un poco, lo admito, pero sigo pensando que es Isabel quien escribe, que debo darle la oportunidad al seguir leyendo y de pronto sale con algo que me hace sonreír, porque veo lo que quiere decir, porque sé y en algunos casos, comparto sus conclusiones. Isabel en este libro te hace parte de su historia, de cómo comenzó todo y de que quiere darle todo a Paula, regalarle todo lo que ha sido y será.

En la segunda parte del libro Isabel va entendiendo que no puede retenerla más y luego del dolor de la enfermedad, empieza a despedirse, de a poco comienza a entender que Paula estará mejor, y nos hace parte de ese camino al escribir sus emociones, es imposible no sentir lo que ella quiere hacernos llegar, nadie está lejos de lo que ella nos cuenta.

Todo el mundo sabe que es lo que pasa al final con Paula, es más, el libro mismo parte contando que ocurre, así que tanto spoiler no he dado. Quiero concluir que es una historia llena de humanidad, de debilidad y fuerza a la vez, eso que nos caracteriza como entes concientes, de voluntad, de sentido, de fe, pero más que todo de amor, de gran y eterno amor que sólo una madre e hija entienden.

Lo recomiendo, si bien a veces se hace pesado, recomiendo leerlo, llegar al final, conocer un poco más a esa Isabel que no es sólo escritora, sino que es mujer y madre.

Para mi… se lleva un 4/5.

Ahora, opinión como chilena que soy... me siento muy identificada con demasiadas cosas cuando habla de nuestra sociedad jaja y son cosas que sólo se ven cuando estás fuera de tu país. Como dato rosa, les cuento que Isabel en este libro nos dice en quien o que se ha inspirado para sus grandes personajes ;)

17 jun. 2015

Recuento n°3

Creo que si, es el número correcto, recuento número tres. Vamos por partes, como todo lo que necesita ser ordenado para ser contado.

Primero que todo, pero no más importante... Facultad, hoy me dieron la nota de Introducción al Derecho y tengo las condiciones para promocionar la materia, feliz por un lado, por otro me di cuenta que el profesor ha sido un tanto subjetivo para evaluar este segundo parcial, lo vi cuando algunos de mis compañeros le preguntaron como evaluó ciertas preguntas y las respuestas que nos dio fue... me sentí asustada y nerviosa, porque si no hay una escala de cosas que debes responder, siento que aunque le escribas un tratado en el parcial, aún así no sabes como te irá, no me gustó. Por otro lado, tengo el parcial promocional de filosofía el lunes junto con el de intro, así que a darle con todo, y el martes, el siguiente día, tengo el segundo parcial de Romano, donde nos preguntan la vida entera de todo el imperio y demás, vamos que se puede, me sigo echando porras jaja, Ah sí! Mañana tengo que disertar una bolilla entera del programa en Romano, me tomé un rato libre para desahogarme y ya después sigo con la preparación para eso.

Compré un libro, no es de literatura, pero es un libro igual que tendré que leer jaja, se los dejo para que vean como van las cosas.

Es el típico libro que quiere hacernos ver que los princiios del Derecho Romano siguen presentes hasta el día de hoy en nuestra legislación, busca que sepamos porque es importante estudiarlo, pero bueno, a mi siempre me gustó romano, y si, es increíble como muchas instituciones que ellos inventaron hace casi 3000 años, siguen vigentes. La humanidad no cambia mucho.

Estoy por terminar Paula, creo que mañana lo termino y comienzo a preparar la reseña.

Y bueno, como último dato del post de hoy, me inscribí en otro concurso, quiero ganarme un libro!, y los libros que están sorteando son muy interesantes, en este concurso en particular, puedes elegir el libro que te manden, ya puse lo que me interesaba, a ver que tal, espero ganar :)

El concurso es del blog SONRISAS FUGACES y haciendo click en la imagen llegan directo a el blog.



Saludos y que tengan un día excelente!

15 jun. 2015

Compromisos.

Todos decimos, me incluyo, que prefieren no darte fecha ni hora para no comprometerse, para no fallarte, para no cancelarte, para no tener que cambiarte de planes, pero... qué tal si nos esforzamos más, nos comprometemos con algo y lo cumplimos? Qué tal si nos esforzamos más y nos comprometemos con ese alguien a cumplir en tiempo y forma lo que hemos ofrecido o lo que hemos aceptado cumplir? Qué tal si nos esforzamos más y nos comprometemos con nuestras metas, nuestros objetivos, nuestra familia?

He decidido hacer lo mismo, comprometerme con algo estos días, así que... me comprometo a una entrada semanal como mínimo, de lo que sea y cuando sea, es la única forma que tengo de mejorar mi escritura, mis ideas, de hacer algo distinto, de motivarme más y me parece bien.

Fuera de eso, se me ha hecho muy pesado terminar el libro de Isabel Allende, Paula, sé que es un libro autobiográfico donde nos cuenta sobre la enfermedad de su hija y su posterior deceso, quizás puedo sonar muy dura, pero creo que no me gusta leer a Isabel cuando habla de Isabel... Por otro lado Paula, no es un personaje, es una persona que realmente existió y que pasó por muchas cosas.

En fin, no quiero comentar aquí lo que escribiré en la reseña, ya se viene.

Estoy pensando en comprar un libro de una autora argentina, ya les comentaré cuando lo tenga en mi poder jojo, no sé si el que quiero pueda tenerlo pronto, así que estoy modificando aquello de "comprar" por obtener en pdf jejeje

Como buena noticia de mi Vida puedo comentar que hoy me enteré que estoy promocional en la materia "Problemas del conocimiento y razonamiento jurídico", que en otras palabras es filosofía! Jamás lo pensé, pero lo logré! Estoy muy contenta jaja 1/3 materias, vamos que se puede!

Suerte y saludos a todos!

14 jun. 2015

Desafio Latinoamérica en libros


Y bueno, la Vida está llena de desafíos y hoy vengo a ser parte de éste, hay que hacerse el tiempo para todo, dicen por ahí, para hacer lo que te gusta, estar con los que quieres, hacer sentir especial a los que amas, para trabajar y ganar tu sustento, y para luchar por ser el mejor en lo que haces.

Excusas hay siempre para no hacer lo que nos gusta y más que todo, creo que es un tema de falta de voluntad, más que de tiempo, de ganas, estamos tan cansados de todo que cuando tenemos tiempo libre, lo único que queremos es tirarnos en la cama o el sofá, apagar el cerebro y prender el televisor o en su defecto el celular, un punto a favor para mi, no tengo tv y no he tenido hace más de 12 años, no siento la necesidad, pero si veo películas en la laptop, aunque no es lo mismo, ¿Qué no? Jaja.

En fin, basta de introducción, si es que a lo que le escribí se le puede llamar como tal jojo, el tema es el siguiente, hay que leer un libro de cada país de América Latina que está marcado en el mapa, cada vez que vaya leyendo un libro escrito por alguien de la nacionalidad de cada país, iré editando el mapa, posteando una entrada comentando el libro, no sé si reseñándolo, pero si comentando y algún que otro spoiler se me escapará, como los que me leen, saben que pasa a menudo, pero sólo lo hago para hacer más sabrozona la cosa!, en fin, divago, divago...

Progreso:
- Estoy leyendo un libro de la autora chilena Isabel Allende, su libro Paula, así que entré al desafío justo a tiempo antes de terminarlo. Saludos!

ACTUALIZACIÓN 18 DE JUNIO DEL 2015


- Terminé de leer Paula de la escritora chilena Isabel Allende, puede leer la reseña aquí, por lo demás sigo con mis esfuerzos de completar este reto :) 

ACTUALIZACIÓN 19 DE JUNIO DEL 2015


- Terminé de leer Una escalera al cielo del escritor argentino Mauro, puede leer la reseña aquí. Sigo con mis esfuerzos!

ACTUALIZACIÓN 19 DE JULIO DEL 2015.


- Terminado "Como agua para chocolate" de Laura Esquivel, escritora mexicana :). Aquí la reseña.

Dadora de Luz (Phaesporia)

Dadora de luz (Phaesporia)



Mi madre me llamó Calíope, en honor a la Musa, decía que cuando me vio supo que tendría una voz hermosa para contar historias llenas de grandeza, de belleza, de heroísmo. Sin embargo, no creo que jamás haya pensado que la historia que iba a contarles, sería la mía y la de una Diosa.

Vivíamos en una pequeña aldea cerca de la capital Atenas, era época de conquistas y constantes batallas, los hombres iban a la guerra y tomaban las grandes decisiones, eran los que tenía acceso a las escuelas y a los honores, las mujeres estábamos relegadas a las tareas del hogar, encontrar marido, entregarles nuestra vida, darles hijos y morir. Como verán, no habían muchas opciones de hacer grandes cosas para las mujeres, por eso cuando mi madre me explicó por primera vez el porqué de mi nombre, no pude más que reír e imaginar que historias podría contar yo, una pobre chica de un pequeño pueblo; pero había algo dentro de mí que no me daba paz ni me dejaba resignarme a ese futuro, quizás mi madre tenía algo de razón y el nombre de la musa si estaba teniendo efecto en mí, me escapaba de casa cada vez que podía y corría a buscar aventuras en el bosque cercano, que se reducía a admirar a los animales y una que otra vez escapar de algún cazador, no eran tiempos seguros para las mujeres en ninguna parte. Entonces pasó lo que todos ustedes esperan, tuve un problema del que no pude escapar, y fue cuando la conocí.

A ella le gustaba decir que fue mi espíritu aventurero lo que la llevó a mí, yo le respondo que era una niña imprudente escapando de la opresión de las costumbres de casa, haciendo más tarde el momento en que tuviera que dejar todo eso atrás y enclaustrarme en la casa de un hombre, no había otro destino para nosotras, pero ella me mostró algo distinto. Ese día me dejé llevar por el cantar de unos pajarillos, me adentré en lo profundo del bosque siguiéndolos y cuando vine a percatarme, estaba perdida sin remedio, la luz del sol estaba desapareciendo en el atardecer tardío y aún no era tiempo para que las estrellas iluminaran el cielo y poder guiarme, claro si hubiera terminado de memorizar el mapa de las estrellas que padre tenía en casa, podría ser… pero bueno, la verdad era esa, estaba perdida y nadie podía ir a rescatarme, porque nadie sabía a donde había ido.

Me senté cerca de un ciprés, ya era tarde y miraba las estrellas tan concentrada intentando recordar algo que me hiciera deducir la dirección de casa, que no me di cuenta cuando aquellos hombres comenzaron a rodearme, para cuando me percaté, no había por donde escapar.

- ¿Qué hace una jovencita tan bella como tú a estas horas en un lugar tan peligroso? – dijo el hombre que estaba más cerca de mí y enseguida comenzó a reír de esa forma vulgar que tienen los forajidos, el aliento a alcohol me golpeó.-  Quizás no sabe que lejos de casa le pueden pasar cosas muy feas – siseó otro mientras salía de la sombra de un árbol, estaba jugueteando con un cuchillo entre sus manos, me miró y su mirada me heló la sangre, luego miró mis piernas y sonrió – Nosotros podríamos cuidarla señorita –- Lo que haga o no, no es de su incumbencia señores, y no gracias, yo puedo cuidarme – dije con un tono de voz que salió más firme de lo que pensé y de lo que realmente sentía, el miedo me calaba los huesos y hacía un gran esfuerzo por no temblar.- Ay señorita – dijo el segundo hombre acercándose lentamente a mi – Hemos revisado el lugar buscando un refugio para pasar la noche, la podemos llevar ahí, estará cómoda – Arrastraba las palabras al hablar, y un aire frío me recorría la espalda.

No aguanté más y como pude me levanté para salir corriendo, pero los dos hombres se movieron rápido tras de mi, no alcancé a alejarme un par de metros cuando uno cayó sobre mi, me volteó y me defendí como pude, movía las piernas sin parar mientras con mis puños golpeaba su cara, cuando vi que era el segundo hombre, la desesperación se apoderó de mi y comencé a gritar clamando ayuda. Escuchaba como el otro decía “déjame algo” y reía, el otro forcejeaba separándome las piernas y mascullaba algunas palabras, que entre mis gritos jamás pude entender, no había mucho que pudiera hacer, el peso de su cuerpo me estaba ganando, afirmó mis dos manos con la suya y con la otra bajó a su pantalón, las lágrimas no dejaban de rodar por mis mejillas y cerré los ojos.

De pronto el silencio y sentí todo el peso de su cuerpo sobre el mío, cesaron las risas, y todo quedó suspendido ante la sorpresa, abrí los ojos, una flecha con una hermosa pluma dorada estaba insertada en la espalda del tipo, como pude lo empujé hacía un costado mientras el otro hombre miraba para todos lados buscando al agresor, al no poder distinguir algo, echó a correr entre los árboles, una flecha pasó cortando el viento cerca de mi evadiendo todo obstáculo hasta matarlo, ambos quedaron sin vida tendidos en la tierra. Me levanté como pude, aún estaba en peligro, no sabía quién era el cazador ni sus intenciones, apoyé la espalda contra el árbol mirando hacía la oscuridad del bosque que tenía al frente.

- Eres bastante arriesgada, adentrarte así en el bosque, quedarte hasta tarde – se percibía la altivez y el reproche a través de la voz.- Seas quién seas, debo darte las gracias o también huir de ti – dije ya cansada de todo. Hubo una pausa y luego habló.- Lo más probable es que darme las gracias, porque te voy a acompañar hasta las afueras del bosque – y diciendo esto apareció, era hermosa, una cabellera rubia, alta y esbelta, vestida con pieles, penetrantes ojos azules que pareciera emanaban una luz pálida como la luna. La miré asombrada, era una mujer cazadora, armada con un cuchillo amarrado al cinto, su arco y su carcaj, era impresionante, su porte, no pude menos que admirarla y desear saber quién era.- Entonces, ¿A quién tengo el placer de darle las gracias? No me has dicho tu nombre – me miró sonriendo, noté en su expresión que le había causado gracia mi petición, quizás no estaba acostumbrada a ese tipo de trato, lo único que puedo decir en mi defensa, es que me salió natural, tenía una mezcla de miedo y asombro, pero existía algo más fuerte y no me podía detener.- Algunos me llaman Phaesporia – dijo mientras se colocaba a mi lado de pie - ¿Vamos…?
– Calíope, ese es mi nombre -- Vaya, como la musa… no eres una musa ¿o sí? No creo por la forma en que te has dejado atrapar – dijo razonando mejor.- Ja! Gracias por el cumplido, espera… ¿Me estabas mirando? – le respondí levantándome y echando a andar a su lado.- No, pero si dos hombres comunes te han atrapado, es que no eres una musa – dijo ella sin darle mayor importancia.- Ah bueno, si tuviera alguien que me enseñe, quizás podría defenderme mejor ¿No crees? – dije desafiante, ella rió más fuerte aún, su risa inundo toda la arboleda y ya no me pareció tan tenebrosa.- ¡Hecho Calíope! Yo te enseñaré a defenderte, ven todas las tardes y te ayudaré -- Me puedes decir Calí – le dije sonriendo tímidamente, de pronto tenía una cita, bueno, era para pelear y con una mujer, eso no catalogaba como cita… ¿o sí?- Está bien Calí y tú me puedes llamar Phae, nos vemos mañana -

No los voy a aburrir contándoles que me castigaron por llegar tarde a casa, que al otro día y los siguientes tuve que escaparme, inventar mil y un cosas para salir de casa a reunirme con Phae, el tiempo pasaba volando a su lado, me enseñó muchas técnicas de casa y de pelea cuerpo a cuerpo, había algo mágico en ella, cada momento que podía me quedaba observándola perdida en mis ensoñaciones, “Pon atención Calí” solía decirme, y vaya que yo ponía atención, en lo atléticas que debían ser sus piernas por todo el ejercicio que hacía, pero no, eran delicadas, se veían suaves y ágiles, rápida, sus brazos descubiertos mostraban su fuerza cada vez que tensaba el arco, dominaba su respiración para lanzar un tiro perfecto, su cabello se levantaba hacia adelante cada vez que la flecha era lanzada. Comíamos en el bosque lo que habíamos capturado, nos reíamos muchísimo y los días pasaban sin mayores contratiempos, hasta que me vi alcanzada por la realidad.

 - Calíope, mañana te irás al templo de Artemisa como lo indican las costumbres, ha llegado la hora de que te cases, ya estoy en negociaciones con una familia de Atenas, después de pasar una semana en el templo y con la bendición de la diosa, te casarás y darás a luz a los hijos de tu marido – dijo mi padre en la cena.
- Pero papá… - intenté decir.
- No me discutas Calíope, sabes bien cuál es tu lugar, no quiero hablar más del asunto –

Esa noche no pude dormir, ¿Cómo podría avisarle a Phae que no podría ir al otro día?, que nuestros juegos se habían acabado para siempre y que no existía nada que pudiera cambiarlo, esa noche como nunca me sentí como lo que era, prisionera en la casa de mi padre, esclava de sus designios y sin dejar de llorar me dormí.

El viaje al templo de Artemisa era largo, fuimos unas 20 chicas en esa caravana, todas con las mismas pretensiones de nuestros padres, cumplir con la tradición de servirle a la diosa por una semana para que bendijera nuestros matrimonios y nuestros futuros hijos, Artemisa era diosa de muchas cosas y una de esas cosas era los partos, decían que apenas había nacido, ayudó a su madre Letona a traer al mundo a su hermano Apolo, su gemelo. Llegamos sin contratiempos al templo, las sacerdotisas nos enseñaron lo que debíamos hacer y así pasó el primer día, entrada la noche ya en mi cuarto sentí que golpearon la puerta y me acerqué a abrir, lo que vi hizo que me quedara de una pieza.

 - Te fuiste sin avisar Calíope – me dijo Phae con la rabia apenas contenida, sus ojos tenían un destello que me hizo temblar, estaba enfurecida.
- ¡Phae! Lo siento, fue intempestivo, mi padre… ¡¿Cómo supiste que estaba aquí?! -
- No por ti… me lo dijeron – dijo entrando a mi cuarto, se paró en medio de la habitación, se dio vuelta y me miró – Te esperé y al ver que no llegabas me volví loca, fui a tu casa y no estabas, te busqué por toda la ciudad hasta que me dijeron que estabas aquí, que ironía, ¿no?, de todos los lugares del universo, tenías que estar aquí – dijo más para sí.
- ¿Qué tiene que esté aquí precisamente? Sabes por lo que vine, me van a casar y me han enviado para obtener la bendición de Artemisa – dije molesta, yo quería seguir con ella, vivir mis días a su lado, no había sido tan feliz hasta que la conocí y venía con todo su orgullo herido a reclamarme porque me había ido… ¡me iban a casar! ¿qué podía hacer yo para negarme? Estaba atada y frustrada, cerré la puerta y me apoyé en ella en silencio mientras las lágrimas corrían por mis mejillas por la rabia, el dolor, la incomprensión.
- Lo siento, jamás en mi vida me he sentido así, y jamás en mi vida he dicho que lo siento, pero es verdad, pensé que me habías dejado atrás, que te querías olvidar de mi y no pude soportarlo. – dijo en un susurro, su mirada estaba clavada en el piso – jamás en mi vida y eso que no son pocos años ja! – la broma quedó suspendida en el aire sin hacer el menor efecto en las dos, la verdad era simple, estabámos destrozadas, y ¿por qué razón? Sólo puedo decir que en ese momento no lo sabía, sólo pensaba en lo obligada que estaba, en lo que quería hacer y asumía que toda mi tristeza se debía a que no era dueña de mi propio camino. Y yo quería un camino al lado de Phae, uno que me mantuviera cerca.
- ¿A qué has venido Phae? Aparte de reclamarme el que no haya ido más contigo… ¿A qué has venido?, ¿Qué es lo que quieres, buscas? – Le dije con desazón.
- Calíope, a ti, te quiero a ti, es todo en lo que he pensado desde que supe que no llegarías a ese claro, te quiero a ti Cali, he venido a buscarte – Y sin darme tiempo a nada se acercó, me abrazó y hundió su rostro en mi cuello, mi corazón comenzó a latir eufórico, el contacto de su cuerpo con el mío, sentir que ella respiraba agitadamente, cerré los ojos y fui sensible a su aroma, a su dulce aroma a miel, su cabello olía a una mezcla de menta y laurel, y a aire fresco, todo en ella olía a libertad, no pude más que rodearla y fundirme con ella en un abrazo. Yo también la quería a ella y sólo a ella.

¿Cómo fue ese primer beso? Sólo puedo decir que fue mágico, cuando me ví reflejada en sus ojos azules, cuando sentí su respiración en mis labios, fui yo quien buscó su boca y la besé, nos besamos, es ese momento en que sabes que las palabras sobran, sólo las caricias logran transmitir algo de lo que sentimos y es lo que único que nos sácia. Mis manos comenzaron a recorrer su espalda, mientras con besos me adueñaba de sus labios, de su cuello, ella hacía lo propio conmigo, que suave y delicado que era su tacto, su forma de acariciarme; llegamos a la cama entre besos y caricias, me depositó sobre las sábanas, jamás olvidaré la sonrisa que tenía y como sus ojos brillaban al mirarme, era tan amada, tan anhelada, tan deseada, que sólo levanté los brazos para atraerla a mi sonriendo, me besó y dimos rienda suelta a nuestra pasión.

Desperté y estaba sola esa mañana, busqué a Phae con la mirada, pero simplemente se había esfumado, no quise hacerme ideas, así que calmé toda la tormenta que se estaba creando en mi mente y en mi corazón, me convencí que la vería pronto, por lo que me fui a cumplir mis labores, no quería alertar a nadie ahí y que se pusieran a buscarla, ella no tenía permiso para estar en el templo. A mediodía se me acerca otra de las chicas que se iba a casar, hablamos de varios temas mientras limpíabamos el pasillo, hasta que llegamos  una puerta que estaba cerrada.
- ¿Sabes lo que hay ahí Cyrene? -
- He oído que cuando la diosa Artemisa viene al templo, se queda en ésta habitación, es un lugar sagrado, ella reposa aquí antes de ir a darnos la bendición una vez terminada la semana, sobra que te diga que está prohibido entrar -
- Y si, está cerrado, aunque quiera no se puede – le dije riendo, me percaté que en la puerta estaban tallados distintas palabras y nos acercamos a leer.
- Artemisa, Virgen Blanca, Cazadora, La de las flechas de oro… Phaesporia. -
- ¡Phaesporia!, ¡Dadora de Luz!, así llamamos a la diosa en nuestro pueblo –
- Phae… Phaesporia, Artemisa, la temible cazadora siempre virgen – dije con un soplo de voz.

Los días pasaron y no volví a ver a Phae, pensaba en ella todo el tiempo y en el nombre que había visto tallado en aquella puerta, siempre ensimismada en mis pensamientos, recordando todo lo que podía de ella, pensando en quién era Phae, no podía ser la diosa, imposible que la diosa se hubiera fijado en mi, imposible que la diosa, la temible diosa que castigó a Calisto y a sus ninfas de forma implacable dedicara tanto tiempo a mi, imposible que aquella diosa me mirara como me miró Phae esa noche, imposible… simplemente Phae no había podido burlar a los guardias de nuevo y por eso no podía verla, la diosa estaría aquí sin problemas, no, mi Phae, no es Artemisa. Me lo decía una y otra vez, pero no podía evitar mirar las estatuas de la diosa buscando un parecido con Phae, a veces lo encontraba, otras veces no, estaba desesperada, simplemente quería verla una vez más, preguntarle porque había desaparecido tantos días, ¿por qué me había dejado sola después de eso?, se supone que me quería, que me vino a buscar,  que… quería estar conmigo.

Phae no apareció y llegó el día de la ceremonia, nos vistieron con telas hermosas y delicadas para el momento en que veríamos a Artemisa o en su defecto a la Gran Sacerdotisa que nos daría la bendición, cada paso que dabamos en dirección al salón me alejaba más de Phae y me acercaba más al momento en que perdería mi libertad para siempre, si es que alguna vez fui libre, si es que alguna vez… pero si, lo fui, en los momentos en que estaba con ella en el bosque, en el momento en que fui suya y ella mía, en cada momento que estuve con ella fui libre. El salón estaba adornado con muchas telas colgando de los pilares, estabamos rodeadas de las otras sacerdotisas de la diosa, todas esperaban ansiosas, Cyrene que estaba a mi lado con una sonrisa enorme mirando hacia el altar.

 - ¿Por qué tanta emoción Cyrene?, ¿Realmente quieres casarte? – le dije sorprendida.
- Si Cali, estoy enamorada de mi futuro marido, él ha luchado por hacerse un nombre y casarse conmigo, de a poco me ha conquistado y soy feliz de estar con él, más feliz estoy de que la diosa misma bendiga nuestros futuros hijos – decía sin dejar de mirar el altar, espectante.
- Vendrá la diosa… - y me quedé con la mirada prendida del altar, esperando el momento.

Se dio comienzo a la ceremonia, entraron las sacerdotisas mayores rodeando a una, cuando se abrió el círculo, pudimos ver que era, solamente, la Gran Sacerdotisa que después de oraciones y sacrificios frutales a la diosa, procedió a bendecirnos en su nombre. Me pierdo en contarles la alegría de varias cuando recibieron la bendición, la desilusión de algunas porque no era la diosa quien nos la daba, de a poco nos fuimos acercando con Cyrene al altar a medida que se acercaba nuestro turno, podíamos escuchar las palabras que la Gran Sacerdotisa les prodigaba a las chicas, cuando mi amiga subió fueron las mismas palabras y su desilusión no la pudo evitar, ella quería a la diosa; cuando fue mi turno, me acerqué al altar, la Gran Sacerdotisa me miraba mientras subía las escaleras, yo miré sus ojos, azules profundo, a medida que me iba acercando a ella, el aroma a menta y laurel invadió mis sentidos, aturdiéndome, llegué a su lado y me arrodillé a sus pies como todas antes, sin poder creer lo que mis sentidos me informaban, comenzó a decir la bendición como a las otras, pero su voz se metió en mi mente con otras palabras… “Cali, mi bendición para ti es más que eso, es una promesa, prometo que te protegeré siempre, que veré que seas feliz, que si llegas a ser madre, será porque así lo deseas y tus hijos serán los más hermosos y sabios, serán felices y hablaran de su grandeza en las historias hasta el final de los tiempos, a ellos también se extiende mi promesa, porque aunque lo nuestro no pueda ser, yo te amo, te amo y te amaré siempre, porque aunque tu me has cambiado, las reglas no lo han hecho, y por ello te protegeré, para ti siempre seré Phae, pero ya conoces cual es mi nombre…”
- Artemisa… - me levanté y la miré directamente a los ojos, ella mantuvo mi mirada, pero cuando quise decirle algo, una de las sacerdotisas me tomó el brazo y me sacó de ahí hasta dejarme en el pasillo fuera del salón donde estaban las otras, apoyé la espalda en el muro, las fuerzas de las piernas me fallaron y poco a poco quedé sentada en el suelo, Cyrene se arrodilló frente a mi preocupada.

 - ¿Qué pasa Cali?, ¿Te sientes bien? -
- Debes sentirte feliz Cyrene, realmente fue la diosa la que te dio la bendición justo como querías – le dije mientras las lágrimas caían por mi mejilla.


A la mañana siguiente emprenderíamos el viaje de retorno a nuestras casas, ya habíamos obtenido lo que fuimos a buscar y era el momento de seguir con lo que estaba planeado, nuestros matrimonios. En el camino de regreso Cyrene me comentaba todo lo que haría al llegar a casa, los planes que tenía con Kosta, irradiaba alegría que me hacía sentir mal con toda la tristeza que yo cargaba, se supone que Phae, digo, Artemisa, había prometido que ella vería que yo fuera feliz, pero iba a ser una promesa difícil de cumplir cuando ella era la causa de mi desdicha; aunque debía admitir que tenía razón, habíamos transgredido algunas reglas… quizás varias que no conocía, quizás ella cumpliría con protegerme como lo hizo desde que nos conocimos esa tarde-noche, y es que realmente había amor en sus ojos cuando estuvimos juntas, ella me entregó algo muy preciado, algo que la caracterizaba, ella… entonces fue cuando la vi, estaba montada en el lomo de un ciervo enorme y majestuoso, en los bordes del bosque que comenzaba a nuestra derecha, ella me miraba fijamente, y alzó la mano diciendo adiós, le respondí el gesto.
- Te amo Phae, te amo y te amaré, algún día nos volveremos a ver – dije en un susurro, sin pensar que ese día llegaría más temprano de lo que pensaba.

FIN